Movimientos, comentado por Darío Jaramillo Agudelo

Wilson Pérez Uribe

"Movimientos es un hermoso libro. En él hay una conciencia y una sensibilidad sobre el valor de las palabras. Pascal Quignard escribió que "las pasiones serían importantes para distinguirse unas de otras. Incluso, serían incapaces de aprehenderse a sí mismas si no existiera la música", y lo que hace Wilson Pérez en su libro es ir de la música a la pasión y viceversa valiéndose de las palabras, de unas imágenes que añaden sentido, unas palabras inmersas en la música.
"Movimientos tiene poder de encantamiento, hay aquí una especie de levitación con su transparencia. Un libro predestinado a seducir con su belleza a los lectores".

Darío Jaramillo Agudelo



Un poema en El coloquio de los perros



La revista digital de literatura "El coloquio de los perros", ha publicado el poema Paul Cézanne: el ermitaño de Aix, de Wilson Pérez Uribe.

Fuente: El coloquio de los perros

A oidas de Maurice Ravel



A oídas de Maurice Ravel

Concierto para piano en sol mayor. Movimiento II, adagio assai

-a madre

Azul, azul es la música que escucho
bajo este cielo, sobre esta tierra,
y mis ojos descubren
tus manos sobre la tela de bordar,
y jamás olvidan la serenidad de tus pasos
cuando el mundo giraba más rápido.
Nombrarte en la noche desnuda,
para no claudicar, para darle tiempo
a todos los miedos,
para no desesperar en la espera,
para no ahogar la palabra aprendida.
Nombrarte entre el azul, azul
tejido de esta música,
para hilar tu voz con todas las voces,
para pintar en el centro de tus labios
la memoria de un huerto,
para leer el poema que nadie te dictó,
porque tú, mujer, con la penumbra tan cerca,
lo escribiste en mi piel, sin saberlo.

Jamini Roy. Mother and Child



Jamini Roy  – “Mother and child”

Madre, he perdido la cometa que me diste a volar. Tengo nueve años y le temo a las ráfagas de viento que cruzan por Benarés en las horas de la tarde. Madre, he anotado en un calendario de arcilla los días en que no debemos alimentar a los perros; los designios de los dioses son extraños; no he podido comprenderlos. Ayer caminé por la orilla del Ganges, vi que las gentes se lavaban y suspendían volutas de fuego sobre el agua. Trato de advertir por qué el fuego no se apaga y por qué las mujeres no lloran cuando incendian una caja de madera estampada con fotografías.
Madre, abrázame, me inunda una enorme tristeza: le temo a los búfalos que vagan por las calles, a las multitudes y a los hombres solitarios que meditan en la playa. Madre, he capturado una luciérnaga, desde la noche anterior no ha dejado de brillar, es un pequeño sol que juega entre mis manos. Madre, dime que mis dedos no son una cárcel para este animal. Dime que mi piel sucia y andrajosa es una morada, un refugio para que esta mínima hoguera que enciende la luciérnaga ofrezca un poco de fe, un poco de esperanza para estas gentes que huyen de la noche.
Madre, consuélame de las sombras.
Madre, hoy quiero ser un árbol.

  Jamini Roy: 1887 (Beliatore) – 1972 (Calcutta). Artista y pintor de la India.




XVIII Encuentro de poetas Comfenalco, Antioquia



El XVIII Encuentro de Poetas Comfenalco, Antioquia, supone la sana reunión entre artistas de todo el departamento. Artistas de la palabra, desde luego, que han visto en su trabajo la manera de ser promesa, de ser natalidad para un mundo que, erróneamente, consideramos ya hecho. La poesía, entonces, se perfila como ese acontecimiento donde el mundo vuelve a su carácter de inocencia; el mundo puede ser creado. La poesía nos ha congregado en un valeroso compartir. Cada poema es una ofrenda a la poesía, pero también es una invocación a un ejercicio vital, como el de la escritura, hecho entre el más grande los silencios y entre la más justa de las discreciones.







Sol otoñal... cántico equinoccial


XVIII Encuentro de poetas 2017